Empresa lleva 24 años usando la misma computadora ¡y no ha fallado una sola vez!

Empresa lleva 24 años usando la misma computadora ¡y no ha fallado una sola vez!

Hace unos meses te hablamos de un taller mecánico que lleva 25 años usando la misma computadora sin haberla apagado una sola vez, pero esta historia es igual de fascinante.

Great Lakes Works EGL es una firma metalúrgica estadounidense que tiene más de 24 años usando la misma computadora para cobrarle a sus clientes y, según dice su dueño, no ha fallado una sola vez.

Relacionado: Hallan en taller mecánico una computadora que lleva 25 años funcionando

Ubicada en el corazón de Michigan, la fábrica ha sido el hogar de un equipo Stratus Technologies desde 1993, año en el que su dueño lo compró para administrar los ingresos de la empresa.

Luego de más de dos décadas de incontables procesamientos de pagos, cobros y transacciones, la computadora sigue trabajando como si hubiera sido comprada ayer y las únicas veces que ha tenido que ser rebooteada han sido por rutinas de mantenimiento.

Este equipo, a diferencia del tuyo o el mío, ha logrado trabajar ininterrumpidamente desde la época de Bill Clinton y ha pasado por las dos administraciones de George W. Bush, los ocho años de Barack Obama y la primera semana del infame Trump.

Para configurar el aparato, los empleados de la empresa tienen que introducir una serie de sencillos códigos a través de una interfaz de fondo negro y brillantes caracteres verdes.

Sin embargo, hay un lado triste en esta historia: según Computer World, la empresa comenzó una fase de renovación drástica que desgraciadamente incluye la jubilación del confiable equipo que por tanto tiempo ha prestado su fiel servicio.

Así luce este viejo equipo de 1993

Esta computadora y el uso rudo que ha resistido por décadas demuestran que las cosas ya no se hacen como antes y que en el pasado las cosas se hacían para durar, no para verse bonitas.

También te interesará: Destroza cualquier computadora con esta USB




Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados