Ella se convirtió en asesina porque no le gustaban los lunes

Ella se convirtió en asesina porque no le gustaban los lunes

¡No es la única a la que no le gustan los inicios de semana! Según estudios realizados en 2005, es el día en el que las personas se sienten más deprimidas.

Brenda Ann Spencer, demostró de manera muy peculiar y sin remordimiento su hastío por los lunes…

Relacionado: William Jenkins, el ‘gringo’ más odiado de México

El lunes 29 de enero de 1979, la adolescente solitaria y problemática de San Diego, California, uso el rifle semiautomático Ruger con 500 balas que su padre le había regalado en Navidad (pese a haber pedido en su lugar una radio) para tirotear una primaria.

Tras seis horas de tiroteo, Brenda de 16 años fue detenida por la policía, dejando dos muertos y ocho heridos.

Después de la separación de sus padres su entorno no era el mejor, vivía con su padre y dormían en un colchón en el comedor, rodeados de botellas de alcohol vacías.

El verano anterior había sido detenida por disparar a las ventanas de otro colegio con una pistola de aire comprimido, incluso alrededor de su casa había decenas de pájaros muertos a los que Brenda disparaba por diversión.

Meses antes del tiroteo, un informe psiquiátrico recomendó el internamiento de la joven ya que de acuerdo a los médicos sufría una fuerte depresión.

Al detenerla y cuestionarle el motivo de su ataque, la joven respondió: ‘Los ataqué porque no me gustan los lunes. Solo lo hice para animarme el día… vi a los niños como patos que andaban en un charco y un rebaño de vacas a su alrededor, fueron blancos fáciles para mí’.

Actualmente tiene 55 años de edad y se encuentra cumpliendo cadena perpetua en una cárcel de California, donde le han denegado en repetidas ocasiones la libertad condicional. Será hasta 2019 cuando podrá solicitarla nuevamente.

gpa

Te podrá interesar:  Fanta, la bebida de la fantasía Nazi




Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados