¿Qué hizo Roku para enfadar tanto al gobierno mexicano?

¿Qué hizo Roku para enfadar tanto al gobierno mexicano?

Roku es una empresa legalmente constituida en México y en varios países, pero recientemente se volvió el objetivo (y la víctima) de las leyes de este país.

En relación a la polémica prohibición de la importación, distribución y venta de los equipos Roku en México, ponemos a tu disposición una breve explicación de porqué el gobierno de México tomó esta decisión y qué piensa proteger con ella.

Relacionado: ¿Por qué en China se producen tantos productos pirata?

En términos simples: Roku está prohibido en México por haber violado leyes de derechos de autor al ‘permitir’ que algunas de sus aplicaciones distribuyan o transmitan material ajeno de manera ilegal.

Roku es un equipo que se conecta a la televisión para acceder a aplicaciones como Netflix, Hulu, Amazon o YouTube. En otras palabras, los productos de esta empresa de software abierto hacen inteligente a tu televisión y le abren la puerta a internet.

Roku no creó la piratería en línea y su prohibición no la detendrá

Apple TV, que es un sistema similar, ofrece los mismos beneficios y los televisores inteligentes o Smart TVs también lo hacen: además de sintonizar canales de televisión abierta, también permiten explorar contenido de aplicaciones como las arriba mencionadas.

No obstante, por ser un equipo de software abierto, los piratas tuvieron la puerta abierta a Roku para instalar sus propias apps, desde las cuales un usuario que pague una mensualidad podría mirar contenido premium como el que ofrece HBO o Amazon Prime.

Esto no significa que la empresa que fabrica estos equipos no haga nada para detener esta ola de piratería. De hecho, la postura oficial de Roku es eliminar las aplicaciones apócrifas de sus equipos en cuanto tiene conocimiento de ellas, pero es tal la velocidad con la que los piratas trabajan, que resulta casi imposible borrarlas todas.

Es por esto que las leyes mexicanas decidieron tomar cartas en el asunto y proteger a los dueños legítimos de los contenidos que algunas personas lograron ver de manera casi gratuita a través de su Roku y culpar al fabricante de distribuir piratería.

La caja hace ‘inteligente’ a cualquier televisor digital

El problema es que cualquier usuario de internet lo suficientemente avispado puede acceder a streamings piratas de contenido de paga a través de dispositivos tan variados como su teléfono inteligente, computadora portátil o Apple TV (aunque en esta plataforma es mucho más difícil), y eso es algo que la ley de México no ha tomado en cuenta.

Al arrancar a Roku del mercado mexicano, lo único que se hace es retrasar lo inevitable: que llegue otra plataforma que le permita a los piratas distribuir el contenido protegido con el que lucran.

Roku es la primera víctima de esta prohibición, pero apps para mirar gratis material de HBO, Showtime, Ritmosón Latino, Telehit o Starz no faltan ni faltarán nunca.

Cada caja se vende de 800 a 1500 pesos

Quizá si los legisladores de nuestro país voltearan a mirar la cantidad de piratería que el comercio informal distribuye en cada estación del Metro, cada parada de autobús, cada mercado itinerante y cada calle de México, se darían cuenta que Roku no es el problema.

La empresa no es más que un chivo expiatorio en una cacería de brujas que solo limitará la oferta de entretenimiento para miles de mexicanos que solo quieren mirar Netflix y disfrutar videos en YouTube.

Por ahora la gente de Roku trabaja muy de cerca con los proveedores de internet para bloquear todas las transmisiones piratas que puedan darles problemas. Este no es sino uno de muchos intentos que hará la empresa para congraciarse con el gobierno mexicano y reanudar sus actividades en el país.

El futuro de esta popular caja es incierto, pero si las negociaciones salen bien, quizá este negro episodio en la historia de la empresa estadounidense se olvide pronto.

gtb

También te interesará: #GobiernoEspía Un informe señala que el gobierno espía a periodistas y activistas en México




Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados