La solución que la NASA le quiere dar al tránsito en las grandes ciudades

La solución que la NASA le quiere dar al tránsito en las grandes ciudades

Uber sigue evolucionando y ahora pactó una alianza con la NASA para desarrollar un transporte basado en dispositivos aéreos, es decir, taxis voladores.

En abril, Uber había revelado su plan de introducir flotas de taxis voladores, conocidos como UberAIR.

Relacionado: Ahora los viajes de Uber estarán asegurados

Además de Los Ángeles, Uber quiere llevar su nuevo servicio UberAIR a la ciudad de Dallas, Texas y Dubái, ya que son las ciudades con mayores embotellamientos.

Para iniciar con este proyecto, Uber tendrá la colaboración de empresas como Embraer, Bell Helicopter, Pipistrel, Aurora Flight Sciences y Mooney Aviation, que suministrarán las aeronaves y los pilotos, mientras que Uber se encargará del software y recibirá una comisión por cada viaje.

Por su parte, la NASA será la responsable de desarrollar un nuevo sistema de gestión de tráfico aéreo permitiendo controlar las aeronaves mientras están en el aire y en los centros de despegue.

A pesar de esta alianza, los vuelos de cuatro personas no se harán realidad en corto plazo, sino hasta 2020 con la primera demostración y la fase comercial para tres años después, con los Juegos Olímpicos de 2028 en la mira.

La asociación de Uber forma parte de la Ley de Acuerdos Espaciales de la NASA, un consorcio de actores del sector que trabajan para garantizar operaciones seguras y eficientes de sus taxis y otros sistemas aéreos autónomos que vuelan a baja altitud.

Uber comentó que además ‘planea explorar otras oportunidades de colaboración con la NASA que jugarán un papel importante en el nuevo mercado de movilidad urbana aérea’.

Matthew Wing, portavoz de Uber, aclaró que en principio los vehículos contarán con un piloto y eventualmente serán automatizados.

Un trayecto entre el aeropuerto de Los Ángeles y el Staple Center tomaría 27 minutos, tres veces menos que por auto.

Uber planea contar con una pequeña flota de automóviles eléctricos de despegue vertical (VTOL, en inglés), que serían un híbrido entre automóvil volador y helicóptero, y además serían más económicos y menos dañinos para el medio ambiente.

Uber también está trabajando con el desarrollador inmobiliario Sandstone Properties, quien se encargará de construir los centros de despegue y aterrizaje.

Aquí el video de cómo funcionarían. El UberAIR se tomará en helipuertos u otros puntos diseñados para tal fin.

Te podrá interesar: Este invento podría cambiar lo que sabemos sobre Marte


Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados