¿Qué tan peligrosa es la radiación de los smartphones?

¿Qué tan peligrosa es la radiación de los smartphones?

Vivimos en un mundo en donde hay cada vez más dispositivos móviles cerca de nosotros. Desde el smartphone hasta una tableta, cada aparato que manipulamos transmite ondas invisibles y posiblemente dañinas.

Se les conoce como ondas de radiofrecuencia o (RF) y, hasta la fecha, no existe evidencia contundente de que hagan daño al ser humano a corto o largo plazo.

Relacionado: #Lavadoragate Samsung retira 2.8 millones de lavadoras por temor a que exploten

Sin embargo, se ha llegado a pensar que vivir con un smartphone siempre presente en nuestro bolsillo o dormir rodeado de aparatos electrónicos sí podría causar trastornos de sueño, fatiga e incluso promover la aparición de tumores en la cabeza o cuello.

Según la Sociedad Estadounidense contra el Cáncer, este tipo de ondas no son lo suficientemente fuertes como para provocar cáncer, pues sus efectos en los enlaces químicos en el ADN son mínimos.

En cambio, si se nos ocurriera meter la cabeza en un horno de microondas, que también trabaja con ondas RF, pero en cantidades masivas, sí provocaría un gran problema.

Sin embargo, esto no significa que nuestros smartphones y smartwatches son inocuos para los humanos, pues se sabe que mantener la antena de un celular cerca de la cabeza por largos periodos de tiempo, podría provocar jaquecas o impulsar el desarrollo de tumores.

Niveles SAR

Los tejidos de nuestro organismo tienen cierta capacidad para absorber las ondas RF. A esto se le conoce como tasa de absorción específica (SAR, por sus siglas en inglés).

El nivel permitido en Estados Unidos para cada aparato es de 1,6 vatios por kilogramo y cualquier dispositivo arriba de este parámetro debería ser prohibido.

Puedes checar los niveles de SAR de todos tus dispositivos móviles revisando la página web de sus fabricantes.

Smartphones y cáncer

Mucha gente relaciona el uso constante de dispositivos móviles con el incremento de casos de cáncer entre la población, sin embargo, uno de los estudios científicos más completos que se han realizado en la última década descarta esta teoría… aunque no del todo.

Si bien es cierto que el uso prolongado de celulares no provoca cáncer, existe evidencia de que convertirse en usuario de un smartphone sí podría incrementar el riesgo de desarrollar tumores cerebrales.

En otras palabras: hasta el momento no se sabe bien si el uso constante de los celulares provoca cáncer o no.

Medidas de prevención:

En lo que se averigua si realmente hay un riesgo inherente al uso de dispositivos móviles, publicamos tres recomendaciones que Emilie van Deventer, mujer de ciencia especializada en ondas no ionizantes, comparte para evitar ser una víctima más de los estragos de la vida digital.

Usar un manos libros durante las llamadas

Evitar acercar nuestros dispositivos móviles a la cabeza por demasiado tiempo

Limitar la frecuencia y duración de las llamadas

Usar el teléfono únicamente cuando haya una buena recepción

No dormir cerca del dispositivo cuando esté encendido (incluso apagado)

Optar por enviar mensajes en lugar de hacer llamadas

También te interesará: Cómo tener internet gratis durante tu vuelo

 




Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados