Los tontos emprendedores a los que les debemos el Día de Acción de Gracias

Los tontos emprendedores a los que les debemos el Día de Acción de Gracias

Analizando un poco la historia de las 130 personas que abordaron el Mayflower para escapar de la persecución religiosa y fundar un nuevo país, nos sorprende que ese puñado de torpes emprendedores hayan logrado la posterior creación de algo como Estados Unidos.

Todo, casi absolutamente todo lo que hicieron desde que zarparon del puerto de Plymouth, en Inglaterra, les salió mal y a pesar de ello y casi por milagro, su periplo acabó con final feliz… para los colonos.

Relacionado: La increíble historia de emprendimiento de Walt Disney

Todo comenzó con un plan fallido de viajar a América, a una extensión de terreno que alguien les había otorgado a los peregrinos para ocupar como su nuevo hogar.

Originalmente, los colonos llegarían al Nuevo Continente a bordo del Mayflower, una nave mercante vieja y austera, y el Speedwell, pero las constantes fallas de la segunda embarcación obligaron a posponer el viaje que comenzaría en julio hasta principios de septiembre de 1620.

Pensando que a partir de entonces todo saldría bien, los puritanos del Mayflower continuaron su camino hasta América, donde, unos meses más tarde, ya con los gélidos vientos de noviembre pegando en sus pálidos rostros, se toparon con Cabo Cod, en lo que hoy es Massachusetts.

Dicen que esta fue la primera piedra que pisaron los colonos al desembarcar

1620ap

Debido a que la tierra prometida donde fundarían ‘la Nueva Jerusalén’ estaba un poco más tierra adentro, en la colonia de Virginia, el Mayflower navegó a lo largo de la costa para intentar llegar hasta allí, pero los fuertes vientos de invierno obligó a la tripulación a dar media vuelta y conformarse con quedarse en Cabo Cod.

Lo que encontraron aquellos fanáticos religiosos el 11 de noviembre de 1620 no fue la tierra fértil que se les había prometido, sino un inhóspito paraje cubierto de nieve que dificultaría su supervivencia durante los meses siguientes.

Ya con el invierno virtualmente encima, los peregrinos se rehusaron a bajar del barco debido a que el frío del noreste de América era mucho más agudo que el de Inglaterra.

A pesar de las bajísimas temperaturas de aquellos días, un grupo de expedición bajó del Mayflower para explorar la zona en busca de un lugar donde quedarse. Luego de unas semanas buscando entre la nieve, hallaron una aldea indígena abandonada que no dudaron profanar.

Los peregrinos no tenían idea de cómo iniciar una colonia
PilgrimWinter

Algunos dicen que los peregrinos saquearon las aldeas aledañas y robaron maíz y frijoles que encontraron en algunas tumbas indígenas del lugar, pero otros historiadores niegan esta teoría.

Sea lo que fuere, los peregrinos que se quedaron en el Mayflower comenzaron a morir de escorbuto, neumonía y tuberculosis, entre otros males asociados con las malas condiciones del viaje y las agresivas condiciones climáticas de su tierra adoptiva.

Al final del primer invierno, sólo 70 personas sobrevivieron de las 130 que habían zarpado en Inglaterra unos pocos meses antes.

Hartos de que los peregrinos se la pasaran tan mal y estuvieran tan poco preparados para sobrevivir en su nueva tierra, los nativos de la zona, una tribu algonquina conocida como los Wampanoag (gente del este) les enseñó cómo pescar, cultivar y cazar en la zona, lo que posteriormente permitió una épica comilona de tres días que pronto llegó a ser conocida como ‘la primera comida del Día de Acción de Gracias’.

Dato curioso: en la primera comida de Thanksgiving no hubo pavo… ni puré de papa

Thankgiving660

De ahí, el resto es historia. Hubo quien regresó a Inglaterra por más colonos y provisiones, quien se quedó a pelearse con los nativos y quien decidió hacer las pases con ellos.

Desde entonces, el paso de los colonos por el norte de América acabó con la fundación de las 13 colonias originales que, más de 150 años más tarde, se forjarían como Estados Unidos de América, nuestro incómodo pero necesario vecino.

El emprendimiento no es exclusivo de las apps y las startups, sino también de quienes se atrevieron a dejar todo para materializar un sueño que parece imposible de cumplir, pero que, a través de esfuerzo, la sangre y el aprendizaje que sólo los errores podrían otorgar, se logró concretar.

También te interesará: 10 consejos honestos para no llegar ‘en ceros’ a fin de quincena

 



Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados