Mexicanos crean biopiel a partir de agave para tratar quemaduras graves

Mexicanos crean biopiel a partir de agave para tratar quemaduras graves
Netlog

Investigadores mexicanos quieren contribuir en el tratamiento de quemaduras de segundo y tercer grado y facilitar el proceso de recuperación, para lo que crearon biopiel a partir del agave azul.

Esta innovación en forma de parches micro porosos está hecha de polisacáridos o azúcares obtenidos del bagazo de agave azul, se coloca sobre la piel quemada permitiendo la regeneración de los tejidos dañados.

Relacionado: Científicos mexicanos crean unicel biodegradable con tamarindo

De entre otras plantas, el agave fue elegido por su resistencia a altas temperaturas al momento de someterlo a la esterilización y la capacidad natural de sus azúcares para mantener la humedad, explica Michael Sullivan Barrera, director comercial de Bioimplants la empresa encargada de producir estos parches.

A partir de un cuarto de piña de agave es posible obtener mil implantes dérmicos de cinco por siete centímetros, lo cual que logra al reducir la materia prima a un gel que posteriormente se deshidrata por liofilización y finalmente se obtiene la biopiel. Gracias a este proceso se obtiene material microporoso de color carne que puede moldearse a placer.

Los parches simulan una malla que al injertarse permiten la regeneración celular. Estos previenen la deshidratación de la piel a causa de la quemadura. Están diseñados principalmente para personas con quemaduras de segundo y tercer grado por ser las más graves.

Después del día 18 de la colocación, la silicona comienza a desprender y la malla se transforma en parte de la piel.

Al producirse un daño profundo en las capas de la piel, el tejido no puede cicatrizar por falta de un soporte para que las células se regeneren y es aquí donde los parches entran en funcionamiento, fungiendo como una especie de andamio para la regeneración celular.

Actualmente, biopiel está buscando su patente, ya ha sido probada en animales con resultados prometedores y ahora esperan la aprobación de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) para iniciar ensayos clínicos.

gpa

Te podrá interesar: Mexicanos crean la primera silla de ruedas solar del país


Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados