¿Cómo sobrevivir a un mal jefe?

Shutterstock
Shutterstock

Tener un jefe difícil hace el trabajo más complicado porque genera estrés innecesario y afecta tu desempeño, incluso puede afectar tu salud.

El remedio a un mal jefe no es sencillo, no siempre puedes renunciar y buscar otro empleo, por lo que tienes que adoptar ciertas estrategias para mantenerte bajo control y seguir adelante con tu trabajo. Travis Bradberry, coautor del libro Inteligencia Emocional 2.0, comparte algunas tácticas para hacerle frente a tu supervisor y salir victorioso:

1. El tirano

YouTube
(Vía YouTube)

Recurre a tácticas maquiavélicas y toma decisiones que alimentan su ego. Su prioridad es mantener su poder y no duda en amenazar e intimidar a otros para lograrlo. Para él, su trabajo es como si comandara un barco con una banda criminal a bordo. Quienes tienen ideas que amenazan su poder son tratados como amotinadores, los que apoyan sus logros y se muestran leales son sus segundos al mando, mientras aquellos con pobre desempeño son relegados a las labores de mantenimiento del navío.

¿Cómo neutralizarlo?

Una estrategia dolorosa pero efectiva es presentar tus ideas dándole parte del crédito, así puede alimentar su ego sin ponerle frenos a tu propuesta. También debes aprender a elegir tus batallas y saber en qué momento te conviene hacerle frente y cuándo es mejor dejarlo pasar.

2. El controlador

micromanager

Es el jefe que hace que te sientas vigilado todo el tiempo y te hace observaciones de los más pequeños detalles, por ejemplo, si le pusiste un clip en lugar de una grapa al reporte que tenías que entregar. Esa necesidad de estar al tanto de todo hace que los empleados e sientan frustrados, desmotivados e incómodos.

¿Cómo neutralizarlo?

Tu mejor arma será demostrar que eres flexible, competente y disciplinado, además de mantener una comunicación constante con tu jefe. Los controladores suelen comportarse así porque quieren que todo salga de acuerdo con su visión, el reto es adivinar el significado de esto. Puedes averiguarlo al hacerle preguntas específicas sobre un proyecto, mostrarle los avances con frecuencia y notar ciertas tendencias sobre cómo le gusta que se haga el trabajo.

Sin embargo, algunos jefes no pueden dejar ese lado controlador y si esta estrategia no te funciona, debes recordar que la obsesión de tu supervisor por los detalles no debe interponerse en tu trabajo, estresarte de más o disminuir tu rendimiento. Tu superior sabe que tu trabajo es bueno, es sólo que le cuesta demostrarlo.

3. El incompetente

YouTube
(Vía YouTube)

Es el jefe que por alguna razón fue promovido a un puesto que está claramente por encima de sus capacidades. Es muy probable que no se trate de una persona incompetente por completo, pero las personas a su cargo tienen más tiempo en la empresa y cuentan con el conocimiento y experiencia que le faltan.

¿Cómo neutralizarlo?

Si consideras que tienes este tipo de jefe, es probable que sea porque tú cuentas con la experiencia que él necesita. Es importante dejar de lado el orgullo y compartir tu conocimiento sin hacérselo notar todo el tiempo. Si compartes la información necesaria para que tu jefe crezca y se desarrolle en el cargo, podrías convertirte en su mejor aliado.

4. El amigo de todos

jefe-amigo
(Vía TheOdysseyOnline)

Es bueno tener a un jefe dispuesto a conocer a sus empleados y convivir con ellos, pero él es demasiado amistoso y no precisamente con el fin de construir un buen equipo de trabajo. Es el que suele invitarte a actividades fuera de la oficina e intercambiar chismes del trabajo y deja que la amistad se interponga en sus decisiones profesionales (por ejemplo, al mostrar favoritismos, o mantener a un mal empleado sólo porque le cae bien).

¿Cómo neutralizarlo?

Lo más importante es que aprendas cómo establecer límites. No dejes que su puesto te intimide y toma el control de la situación. Por ejemplo, puedes mantener una relación amigable con tu jefe durante el día, aunque no te unas a los tragos después de la oficina. Hay que mantener un balance entre distanciarte del comportamiento que consideras inapropiado y poner barreras innecesarias que te hagan parecer poco amigable.

5. El robot

YouTube
(Vía YouTube)

Ve a los trabajadores como un número más en la línea de producción. Suele tomar decisiones con base en los datos y es un desastre cuando no cuenta con ellos. Difícilmente convive con el resto del equipo.

¿Cómo neutralizarlo?

Necesitas hablar su idioma. Si tienes una idea, muéstrale los datos necesarios para respaldarla. Aplica lo mismo para tu desempeño, necesitas averiguar qué es lo que toma en cuenta y demostrarlo para convertirte en un elemento valioso. Una vez que logres esto, puedes sacar un poco a tu jefe de su zona de aislamiento. El truco es hallar la forma de conectar con él sin verte insistente o agresivo, por ejemplo, respondiendo algunos de sus mails en persona o realizando alguna junta con él. Haz que te vea como algo más que un número.

Quizá te interese: 7 señales de que eres un buen líder

6. El visionario

Universal Pictures
(Universal Pictures)

Su mayor fortaleza son sus ideas e innovaciones, pero le cuesta trabajo aterrizarlas. Cuando llega el momento de implementar su plan, él ya está pensando en lo que sigue mientras tú te quedas tratando de averiguar cómo ejecutar su visión.

¿Cómo neutralizarlo?

Este tipo de jefes suelen ver las cosas con una amplia perspectiva, por lo que el reto es llevar su gran idea a cosas concretas. Para lograrlo, formula varias preguntas específicas que lo obliguen a aterrizar su visión y darse cuenta de los obstáculos. Evita refutar lo que piensa porque se sentirá criticado, en su lugar, enfoca tu atención en llevar el plan a la realidad.

Vía: WEF

Te puede interesar:Cosas que nunca deberías decirle a tu jefe



Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados