Rodolfo Neri Vela, el primer astronauta mexicano en el espacio

Rodolfo Neri Vela, el primer astronauta mexicano en el espacio

Egresado de la UNAM y en de las universidades inglesas Essex y Birmingham, fue el primer y único latino en ser parte de una de las misiones del transbordador espacial Atlantis el 26 de noviembre de 1985.

Hace ya un poco más de 30 años de la misión espacial más importante para México y América Latina en la que un Ingeniero en telecomunicaciones nacido en uno de los estados más pobres de la república mexicana, sería el protagonista de tan memorable momento.

Relacionado: Estudiante mexicana es seleccionada por la NASA para realizar estancia

 

Sus estudios de posgrado y la experiencia en investigación y docencia en el campo de las telecomunicaciones hicieron del Dr. Rodolfo Neri Vela el candidato idóneo para representar a México en el espacio.

Después de cinco meses de entrenamiento el 26 de noviembre de 1985 este mexicano, junto a otros seis tripulantes estadounidenses despegaron en la Misión STS-61-B a bordo del Transbordador Espacial Atlantis.

El objetivo de dicha misión era poner en órbita tres satélites: el Morelos II de México, el AUSSAT-2 de Australia y el SATCOM KU-2 de EU. Después de los seis días que duró la misión, el Atlantis aterrizó en California el 03 de diciembre de 1985.

El Dr. Rodolfo Neri Vela, comenta que antes de emprender su primera y única misión al espacio hizo una peculiar petición: incluir tortillas en el menú. Así que México tuvo dos representantes en el espacio, el maíz y Rodolfo.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas para este mexicano, aunque dice que la sensación de flotar fue parte de las cosas que más le gustaron de estar en el espacio, comenta que mantener el equilibrio es complicado, se experimentan mareos, las piernas adelgazan por la falta de gravedad, los músculos se atrofian rápidamente y el rostro se hincha.

Recuerda que sus alimentos consistían en batidos y polvos de proteínas y vitaminas, con una ración de tres mil calorías al día, por lo que las comidas eran racionadas. No como ahora que los alimentos pueden deshidratarse y comer comida de verdad.

La forma de dormir era en un cubículo que sujeta una bolsa de dormir para evitar rebotar por la falta de gravedad y el aseo personal consistía en frotar toallas húmedas con jabón líquido que no necesita enjuague.

Respecto al sanitario y los residuos sólidos y por supuesto, líquidos, se utilizaban contenedores de succión que depositan las heces en bolsas y la orina es tratada para convertirla en agua potable.

Cometa que al regresar a casa es necesario someterse a exámenes clínicos especiales para saber si la sangre no sufrió algún cambio genético.

Sin duda, Rodolfo Neri logró realizar el sueño de millones, es un gran ejemplo de que cualquier cosa es posible.

gpa

Te podrá interesar: La NASA emprenderá un viaje al centro de Marte




Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados