Charlamos con el emprendedor que quiere revolucionar el mercado inmobiliario

Charlamos con el emprendedor que quiere revolucionar el mercado inmobiliario

Entrevistamos a Rob Hixson, cofundador de Solili, para que nos explique qué hace su empresa y cómo pasó de tener un puesto cómodo en una importante firma internacional, a codirigir su propia firma.

Rob es un hombre sencillo que creció en San Diego, California, pero que siempre tuvo una relación íntima con México y sus habitantes.

Relacionado: La maternidad impulsó a esta diseñadora a convertirse en una emprendedora exitosa

Cuando se forjó profesionalmente, el joven emprendedor tomó un puesto en una de las firmas de servicios inmobiliarios más importantes del mundo, y luego de pasar dos años en Santiago de Chile, obtuvo un puesto en la Ciudad de México.

Rob dice que cuando le hicieron la propuesta de venir a nuestro país, no lo pensó más de dos veces, pues su cariño hacia los mexicanos es grande y su conocimiento sobre su potencial inmobiliario lo era aún más.

Luego de un tiempo, Hixson conoció a su socio, Erik Nelson, con quien comenzó a pensar en una empresa que satisfaciera el emergente mercado del análisis inmobiliario en México.

Al poco tiempo, Solili, que en náhuatl, significa ‘edificio (en su vocablo completo tlasolili)’, nació, tomando como oficinas centrales un viejo edificio de la colonia Roma, en la Ciudad de México, desde donde los primeros miembros de su equipo se enfocó en producir una plataforma que ayudara a los profesionales a obtener información confiable de los inmuebles corporativos e industriales.

En cuestión de meses, Solili se posicionó como una empresa líder en su ramo, y todo gracias a que tanto Nelson como Hixson contrataron talento local para crecer.

Hixson dice que su empresa es 100% mexicana, pues todo su personal viene de distintas partes de nuestro país, y eso le ha permitido expandir sus operaciones en Tijuana, Toluca y Guadalajara, entre otras importantes ciudades, y para finales de 2017 prometen estar en la región del Bajío, Monterrey y Puebla.

Cuando le preguntamos a este joven emprendedor si sintió temor al abandonar su cómoda posición en la firma para la que trabajaba, dijo que sí lo hizo, pero que actualmente se siente orgulloso de lo que él y su equipo han logrado a base de esfuerzo y talento.

El camino no fue fácil, relata Hixson, recordando todo lo que él, su socio y su equipo tuvieron que pasar; las puertas que necesitaron tocar, para consolidar a Solili y ganarse la confianza de una industria tan desconfiada como la inmobiliaria.

El objetivo de Solili es simple, ser la herramienta a través de la cual los jugadores del mercado de bienes raíces alcanzan el éxito, y si eso significa aprovechar los casi 60 millones de metros cuadrados disponibles en inventario de edificios corporativos y industriales competitivos en las principales ciudades de México, lo harán sin pensarlo.

¿Qué se lleva Hixson de esta empresa? Él dice que emprender es difícil, pero que sus recompensas son grandes, y que apostarle a México fue la mejor decisión que tomó, no solo por el gran potencial que tiene como capital industria, sino también por su gente, por sus profesionales y por el crecimiento que experimenta actualmente.

Hoy esta empresa mexicana es líder en la industria, y parece que no se detendrá en su expansión por el país, y así como este par de emprendedores estadounidenses se enamoró de México, otros lo harán e intentarán lo que sea por empujarlo al éxito y ponerlo en el mapa de distintas industrias.

gtb

También te interesará: Bimbo le apuesta a las startups y a los emprendedores mexicanos


Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados