Esta es la clave para convertir tus fracasos en éxitos

Esta es la clave para convertir tus fracasos en éxitos
Netlog

Todos fracasamos alguna vez en la vida pero lo único que separa a la gente exitosa del resto, es su capacidad para responder ante los fracasos.

Cuando te enfrentas con un fracaso o caída, tienes que decidir si dejarás que representen un obstáculo en tu vida o los tomarás como parte de una historia de éxito.

Cuando adoptas la correcta actitud, las derrotas pueden ser grandes consejeras de vida, debido a que interrumpen tu ciclo normal y te dan la oportunidad de buscar nuevas soluciones, siempre y cuando te muestres optimista el respecto.

El psicólogo Albert Bandura realizó un estudio que mostró el papel que juega nuestra actitud en diversos conflictos de la vida diaria. Uno de los grandes hallazgos fue que los fracasos se deben tomar como reflexiones y oportunidades de crecimiento.

Así que la siguiente vez que solo te la pases pensando en el porqué de tus fracasos, concéntrate en lo que sí puedes controlar; tu actitud ante las situaciones. Este tipo de aprendizajes ayudan a formar un pensamiento más flexible y a saber reaccionar de forma acertada.

Una persona siempre tiene menos control del que quisiera, ya que hay una gran gama de circunstancias en la vida que pueden determinar tu capacidad de auto control. Sin embargo lo que sí puedes controlar es tu capacidad de reacción.

Tu reacción es lo que transforma un error en una experiencia o aprendizaje y es lo que te motiva a seguir adelante a pesar de las dificultades.

Es cierto que no puedes ganar todas las batallas pero con la correcta actitud, puedes ganar la guerra.

Así que rodéate de gente que te inspire y que te motive a ser mejor persona. La gente exitosa nunca deja de aprender. Ellos aprenden de sus errores y los toman como parte del triunfo.

Robert Allen dijo, ” No hay caídas, sino aprendizaje”.

También podría interesarte: Señales de que eres más exitoso de lo que crees

 


Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados