Estudiante mexicano triunfa en la NASA sin apoyo del Gobierno

Estudiante mexicano triunfa en la NASA sin apoyo del Gobierno

Ni el Gobierno, ni las autoridades estudiantiles confiaron en él, pero regresó triunfante y dedicando al país que le dio la espalda.

Jonathan Cristhan Sánchez Pérez, de 19 años es una de las mentes prodigiosas con las que cuenta este país, sin embargo, el aspecto económico juega un importante papel a la hora de querer cumplir sueños.

Relacionado: La tecnología de estos mexicanos supera a la de EU

Y eso lo sabe muy bien este estudiante de Ingeniería en Aeronáutica de la Universidad Politécnica Metropolitana de Hidalgo (UPHM) quien casi ve frustrado su sueño de ir a la NASA y desarrollar un proyecto en materia espacial por la falta de recursos.

Necesitaba 3 mil 500 dólares para trasladarse a EU y participar en el programa Air and Space International Program 2017, pero ni el Gobierno, ni las autoridades estudiantiles le brindaron el apoyo que solicitó.

‘Nadie me creyó que iba a ir a la NASA y por eso decidí rifar mi ‘vocho’, pero aun así no me alcanzó’, comenta Jonathan.

Fue entonces que la empresa mexicana, Seguritech, especializada en soluciones tecnológicas lo contactó y apoyó financieramente, al igual que la Alcaldía de Tultepec, en el estado de Hidalgo.

Una vez en la NASA, este joven presentó su propuesta para estimar probabilidades de vida en Júpiter, la cual consiste en generar energía en una colonia en Júpiter a través de electrólisis, optimizar el funcionamiento de robots y una nueva ruta que permitiría a los transbordadores ahorrar combustible en su camino a Júpiter.

Su proyecto fue seleccionado por la NASA como el segundo más viable para explorar el resto de los planetas del Sistema Solar. Como premio, la Agencia Espacial le dio una laptop y un diploma.

Su propuesta compitió con otras 45 presentadas por jóvenes de Rusia, Francia, Japón, EU, China y algunos países latinoamericanos, como Ecuador y El Salvador.

Jonathan estuvo en la Agencia Espacial del 29 de octubre al 4 de noviembre, tiempo en el que aprendió a construir robots y flotar aeronaves.

Además, conoció al astronauta Clayton Anderson, quien le firmó una foto suya con una significativa dedicatoria: ‘¡Sueña, Jonathan!‘.

‘Lo logré, valió la pena, se lo traje a México y con ello les demuestro a todos aquellos que no creyeron en mí y que se negaron a apoyarme, y a quienes sí lo hicieron, que sí se puede’ exclamó el joven a su llegada a México.

La historia de este joven mexicano es una de superación de las adversidades y confianza en sí mismo.
Te podrá interesar: Mexicanos desarrollan satélite que usa la energía de las tormentas para transformarla en eléctrica


Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados