Reseña: Razer Nabu Watch, un reloj inteligente e incomprendido

Reseña: Razer Nabu Watch, un reloj inteligente e incomprendido
Netlog

Luego de varias semanas de uso continuo, descubrimos que Razer aún tiene mucho que aprender sobre el arte de hacer wearables.

Probamos el Razer Nabu Watch, el más reciente intento del fabricante de accesorios para gamers para entrar al mundo de los dispositivos ponibles.

Relacionado: 70 dólares por una pulsera inteligente de Razer

Lo primero que vimos es que su diseño nos remite a la década de los 90s en la que los diseños toscos, llamativos y de acabados fosforescentes eran la norma.

A diferencia de otros smartwatches más discretos, el Nabu Razer Watch pide a gritos ser visto debido a su robusto y grueso diseño a prueba de golpes color negro que dice ‘hey, mírenme, tengo un reloj como el de el programa animado Ben 10’.

BizNext

Ignorando el hecho de que el reloj no cabe en ninguna camisa y que parece una cruza entre primer Xbox y el Casio G-Shock, el ponible de Razer cuenta con dos beneficios que nos llamaron mucho la atención: una vida de batería extremadamente larga y su capacidad para continuar trabajando a profundidades de hasta 50 metros bajo el agua.

Haciendo honor a su naturaleza de reloj inteligente, el Nabu Watch se conecta a tu smartphone vía bluetooth usando la app Razer Nabu (que también trabaja con otros dispositivos de la línea del mismo nombre).

BizNext

El reloj muestra la hora y la fecha como cualquier otro en su pantalla principal de fondo negro con puntos color ‘verde Razer’, mientras que las notificaciones sobre tus caminatas, horas de sueño, quema de calorías, mensajes y correos electrónicos son mostrados en el display secundario OLED de 128 x 16 píxeles de resolución.

Este gadget incorpora cuatro grandes botones distribuidos en parejas a ambos costados de su tosco diseño. Estos hacen lo que harían en cualquier otro reloj común: ajustar cronómetro; mostrar la hora en formatos de 12 y 14 horas, hacer cambios en los minutos y encender una luz que apenas ilumina ambas pantallas.

BizNext

Hay un quinto botón justo debajo de la pantalla OLED secundaria, mismo que controla la forma en la que la información se muestra tanto en ésta como en la principal.

Desconocemos la razón por la cual el reloj inteligente de Razer se niega a medir con precisión la quema de calorías o las horas de sueño y por más que intentamos, no pudimos consolidar un buen monitoreo de dichas actividades.

Hay dos versiones de este agresivo smartwatch: una de policarbonato (que fue la que probamos) y otra diseñada con acero inoxidable y cuyo precio casi llega a los 200 dólares por unidad.

BizNext

Algo que sí nos gustó del diseño del Nabu Watch es su correa de hule, misma que usa dos pines de acero para asegurarse a tu muñeca de tal forma que muy pocas actividades físicas, por más agresivas que éstas sean, podrían burlar su propósito.

Al momento de cargar la batería de este ponible; sin embargo, encontramos un problema: así como el Nabu X que reseñamos hace unas semanas, el Nabu Watch usa una entrada exclusiva de Razer que será difícil de reemplazar en caso de verse dañada y que, desgraciadamente, cuenta con un cable muy corto que añade una dificultad innecesaria a la tarea de cargar su batería.

Afortunadamente, la autonomía del reloj es suficiente como para limitar el enfadoso proceso de carga a tres o cuatro veces al mes.

BizNext

Conclusión

Si quieres entrar al mundo de los smartwatches por poco más de 130 dólares, puedes hacerlo con la propuesta de Razer, pero si tu gusto personal no incluye relojes que casi doblan el tamaño de un Apple Watch, el Nabu Watch no acabará convenciéndote.

Por otro lado, su vida de batería por carga es generosa, tanto como su capacidad de sumergirse hasta 50 metros, mucho más que el estándar visto en el mercado de los relojes inteligentes.

Sin embargo, la decisión final es tuya y queremos saber tu opinión sobre este reloj.

También podría interesarte: Snapchat compra al buscador móvil Vurb


Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados