Unicorn Frappuccino de Starbucks: ¿de qué está hecho y porqué NO deberías probarlo?

Unicorn Frappuccino de Starbucks: ¿de qué está hecho y porqué NO deberías probarlo?

Como te habrás dado cuenta, Starbucks acaba de lanzar un nuevo sabor de Frappuccino de brillantes colores pastel que ha puesto de cabeza a internet.

Se llama Unicorn y tanto su excéntrico sabor híper dulce y su llamativa apariencia multicolor están basados en la criatura mitológica del caballo con un cuerno incrustado en el cráneo.

Relacionado: Starbucks ‘le declara la guerra’ al Departamento de Defensa de EU

Si eres fan de la cadena de cafeterías, seguro ya te estás preparando para ir por el tuyo o incluso ya tienes uno tamaño Venti en tus manos.

Este sabor estará disponible en las sucursales de Starbucks desde hoy hasta el 27 de abril y si aún no lo pruebas, te recomendamos leer esta nota para saber exactamente qué estarías metiendo en tu cuerpo.

Como bien sabes, esos colores llamativos y el polvo azucarado que los baristas de Starbucks llaman ‘polvo de hadas’, no pertenecen a la naturaleza y requieren kilos de químicos y toneladas de azúcar para adquirir esa apariencia mágica que tanto ha llamado la atención.

Ellos dicen que su Unicorn Frappuccino contiene helado de vainilla, chocolate blanco, toques ácidos de mango y fruta de la pasión y dos variedades diferentes de azúcar.

Según la página oficial de Starbucks, los ingredientes de esta peculiar bebida son:

Hielo, leche, jarabe Crème Frappuccino (agua, azúcar, sal, sabor natural y artificial, goma de xantana, sorbato de Potasio, Acido Cítrico), crema batida (crema, mono y diglicéridos, carragenano), jarabe de vainilla (azúcar, agua, sabores naturales, sorbato de potasio, ácido cítrico), jarabe de mango (azúcar, agua, concentrado de jugo de mango, sabores naturales, concentrado de jugo de fruta de la pasión, ácido cítrico, sorbato de potasio, cúrcuma, goma arábiga), topping azul (Extracto de chocolate blanco, azúcar, leche descremada condensada, aceite de coco, manteca de cacao, sabores naturales, sal, sorbato de potasio, monoglicéridos), jarabe clásico (azúcar, agua, sabores naturales, sorbato de potasio, ácido cítrico), polvo azul agrio (ácido cítrico, colorante [spirulina , agua, azúcar, maltodextrina, ácido cítrico]), polvo Rosa [dextrosa, colorante de frutas y verduras (manzana, cereza, rábano, patata dulce)], polvo azul agrio [ácido cítrico, colorante (spirulina, agua, azúcar, maltodextrina , acido cítrico)].

En total esta ‘mágica bebida’ contiene casi 60 gramos de azúcar, cuando la ingesta diaria recomendada de este componente es de solo 25.

El Unicorn Frappuccino, además de ser la pesadilla de los baristas por su engorroso proceso de elaboración, tiene casi 200 gramos de grasas saturadas y 410 calorías por vaso.

La única manera de bajarle un poco de intensidad al tremendo golpe calórico de esta bebida es usar leche de soya o descremada al pedirla en tu sucursal favorita de Starbucks, pero lo mejor, si le tienes cariño a tu salud, es mantenerse alejado del Unicorn Frappuccino, compartirlo con varias personas (si realmente quieres probarlo) o tomar uno y no volver a consumir azúcar procesada como por una semana.

Ah y claro, tomar mucha agua.

Fuente: Fase 8

También te interesará: Starbucks pone sus ojos en México


Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados