Renuncia presidente de empresa donde se suicidó una joven por trabajar de más

Renuncia presidente de empresa donde se suicidó una joven por trabajar de más

Tadashi Ishii, presidente de Dentsu, una de las compañías de publicidad más importantes de Japón, anunció su renuncia luego de la muerte de una de sus empleados por exceso de trabajo.

Luego del lamentable suicidio de Matsuri Takahashi el día de Navidad de 2015, Ishii dijo que abandonaría la empresa en enero de 2017.

Relacionado: Síndrome de Boreout: aburrirse en el trabajo se convirtió en enfermedad

Matsuri, quien tenía 24 años de edad cuando se quitó la vida, trabajaba poco más de 100 horas extras al mes y pasó 17 meses sin ningún tipo de descanso.

Yukimi, madre de Matsuri, denunció que su hija le relataba lo desesperada que se sentía a sólo siete meses de haber entrado a la prestigiosa empresa nipona.

‘A veces,’ relata Yukimi. ‘Mi hija era obligada a marcar 69.9 horas de trabajo al mes (el límite legal es de 70), cuando en realidad trabajaba casi el doble’.

Dentsu

Los expertos han culpado al fenómeno Karoshi, la muerte provocada por el exceso de trabajo, como el principal detonante del suicidio de la joven, quien años antes de entrar a Dentsu, se había graduado de la prestigiosa Universidad de Tokio.

Takahashi murió luego de lanzarse de la ventana de la habitación que ocupaba en una de las residencias que Dentsu les proporciona a algunos de sus empleados, detalla un reporte de The Independent.

Antes de quitarse la vida, la joven le dejó una nota a su madre que decía ‘Eres la mejor mamá del mundo, pero ¿por qué todo debe ser tan difícil?’.

Dentsu es una de las agencias de publicidad más grandes de Japón

Dentsu

Por su parte, Tadashi Ishii lamentó que su empresa haya permitido situaciones tan desfavorables para sus empleados, en especial para la joven Matsuri, que apenas comenzaba su carrera profesional.

Lamentablemente, el suicidio de la Matsuri no es el único en suceder por las excesivas cargas de trabajo exigidas por los altos mandos de Dentsu. En 2013, un empleado de 30 años de edad murió por complicaciones de salud derivadas por extenuantes jornadas de trabajo.

No sólo eso, sino que el Ministerio del Trabajo de Japón ya le había llamado la atención a los directivos de la empresa por no haber prevenido el suicidio de Ichiro Oshima, un joven empleado de 24 años que murió por Karoshi dentro de Dentsu.

También te interesará: La muerte por exceso de trabajo existe y se llama Karoshi

 




Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados