4 errores financieros de recién graduados y cómo evitarlos

Shutterstock
Shutterstock
Netlog

La graduación es un momento emocionante en la vida de cualquier universitario, es cuando comienzas a aplicar tus años de estudio en el mundo real, acumular experiencia profesional y tomar decisiones determinantes para tu futuro en diversos aspectos, incluido el financiero.

Por ello, es importante que aprendas a manejar tu dinero de forma responsable y evitar errores que obstaculicen tu camino hacia metas como adquirir un auto o tener una pensión digna para la vejez.

A continuación, te compartimos algunos errores financieros comunes entre los recién graduados y tips para evitarlos.

1. No gastes hoy pensando que lo recuperarás mañana

futuro-yo

Muchos universitarios creen que pueden permitirse grandes gastos ahora porque en poco tiempo conseguirán un empleo con un salario excelente con el que pagarán su deuda, pero en la mayoría de los casos la realidad es muy diferente. ¿Qué pasa si no encuentras un empleo en los próximos meses o si comienzas en un puesto con un salario bajo (o sin remuneración)? Sé realista, es un riesgo depender de un futuro que no puedes predecir.

2. ¿Sólo puedes comprarlo con tu tarjeta de crédito? Entonces abstente

tarjeta-credito

Durante esta etapa es muy probable que te ofrezcan tu primer tarjeta de crédito (o que uses un plástico ligado a la cuenta de tus padres), pero es importante que comprendas que no estás recibiendo dinero extra para gastar, sino que estás adquiriendo una deuda que tendrás que pagar. Si quieres comprar algo y la única forma en que puedes costearlo es con tu tarjeta, lo mejor es descartarlo. De lo contrario, te enfrentarás a una deuda que no puedes pagar y que sólo crecerá con el tiempo.

3. Evita la inflación del estilo de vida

desplifarrar

A muchas personas les sorprende pensar que cuando estaban en la escuela podían administrar su dinero para comida, transporte o libros, e incluso les sobraba algo para ir a fiestas o salidas con amigos, pero una vez que obtuvieron su primer empleo con trabajos llegaban con algo al final de la quincena. Con frecuencia, el problema está en la inflación del estilo de vida, es decir, que cuando crecen tus ingresos, también lo hacen tus gastos (por ejemplo, compras ropa nueva, gadgets, o sales a nuevos lugares).

Cuando tu situación laboral, personal o familiar cambia, debes hacer un nuevo presupuesto para detectar tus gastos fijos, administrar tus ingresos y comenzar tu ahorro para metas a mediano y largo plazo.

4. Gastar para seguirle el paso a alguien más

joey-gastos

Probablemente tienes algún amigo acostumbrado a ir a los lugares de moda, comprar el último smartphone y salir de compras cada fin de semana, pero si te sientes obligado a gastar para llevarte con esa persona o encajar con cierto grupo, sólo estás dañando tus finanzas.
Nunca gastes para impresionar a otros, gasta en cosas que tengan un significado para ti y que contribuyan a mejorar tu futuro.

Vía: US News


Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados