El obstáculo que podría matar el sueño de los vehículos autónomos

Google
Google

Desde hace un par de años, diversas empresas en Silicon Valley trabajan en un medio de transporte que definirá la movilidad urbana en el futuro: los vehículos autónomos; pero antes de hacerlo realidad, tendrán que enfrentarse a los obstáculos regulatorios.

Google, Tesla, Uber y Lyft, son algunas compañías tecnológicas involucradas, pero las firmas automotrices, como BMW, Mercedes-Benz o General Motors, también se han sumado a la carrera por lanzar los primeros autos de este tipo al mercado.

La firma IHS Automotive estima que en 2025 las personas podrán transportarse en este tipo de autos. Sin embargo, antes de lanzar sus unidades al mercado, las empresas tendrán que cumplir con una larga lista de regulaciones que podrían apagar su ánimo por convertir sus proyectos en realidad.

Quizá te interese:Por esta persona no tenemos coches autónomos de Google

Para la startup Comma.ai ese momento llegó. La empresa estadounidense planeaba comercializar un dispositivo que contaría con un software de manejo semiautomático antes de fin de año, pero la Administración Nacional de Seguridad Vial (NHTSA) pidió retrasar la venta del equipo hasta que pudiera garantizarse que era seguro, por lo que Comma.ai prefirió abandonar sus planes, publcó Quartz.

George Hotz, fundador de la empresa, compartió la carta que recibió del organismo encargado de regular y vigilar al sector automotriz a través de la cuenta de Twitter de la empresa y explicó que el producto quedaba cancelado porque “preferiría pasar mi vida construyendo tecnología increíble que lidiando con reguladores y abogados. No vale la pena”.

Aunque en septiembre los reguladores federales estadounidenses dieron un paso en apoyo al desarrollo de vehículos completamente autónomos al emitir los primeros lineamientos en torno a este medio de transporte, todavía deben resolverse temas de infraestructura, seguridad informática (para prevenir ataques al software de manejo) y éticos (por ejemplo, a quién debe protegerse en caso de un choque), que podrían retrasar las aspiraciones de las compañías tecnológicas y automotrices.

Ver también: Detrozados los sueños de Apple de hacer un automóvil



Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados