10 consejos honestos para no llegar ‘en ceros’ a fin de quincena

10 consejos honestos para no llegar ‘en ceros’ a fin de quincena

Millones de empleados de todo el mundo son ‘depredados’ por las deudas que deben pagar cada mes, lo que los deja casi desnudos días antes de que llegue la siguiente quincena.

Aquí diez consejos útiles que puedes poner en práctica ahora mismo para estirar de forma inteligente tu sueldo.

Relacionado: Clinc, el ‘siri’ de tus finanzas personales

Dile ‘no’ a las tarjetas de crédito

El crédito es una suma de dinero que el banco te presta basado en tu ingreso y en el límite que tienes establecido.

Entre más endeudado estés, más crédito se te dará y más complicado será cumplir con tus pagos mensuales sin sentirte desfalcado.

Limita el uso de tarjetas de crédito sólo a lo esencial: emergencias, pagos domiciliados y servicios como Uber.

¿Pagos a meses? Olvídalo

Claro, pagar $300 pesos al mes por algo cuyo valor asciende a $15,000 parece una ganga digna de los dioses, pero cada ‘paguito’ que hagas al mes se irá sumando hasta que tu deuda mensual acabe siendo impagable.

Recuerda que no debes confiar en el pago mínimo pues este no incluye los pagos a meses sin intereses a los cuales te has comprometido. Además, la parte de ‘sin intereses’, sólo aplica cuando pagas a tiempo y si no lo haces tu deuda se incrementará a niveles estratosféricos.

Evita desayunos, comidas y cenas caras

La vida está hecha para disfrutarse, ¿no? ¡Claro! Pero debes administrar inteligentemente el gasto que haces los siete días de la semana, en especial en sábado y domingo.

Date el lujo de un buen desayuno, comida o cena en tu lugar favorito, pero hazlo muy de vez en cuando, no diario o semanalmente. Opta por comer en casa, es más sano y barato.

Dile sí al lunch godín de tupper

No es glamoroso ni tan sabroso como comer una baguette de picaña de $150 pesos, pero sí hará que tus finanzas estén más balanceadas para afrontar el fin de quincena.

Recuerda que una buena comida godín tendrá un costo de no más de $50 pesos, mientras que una visita a tu puesto de comida callejera favorito ya sale en más de $80 pesos diarios.

Hacer el Súper siempre será la opción

Imagina que debes comprar una hamburguesa en algún establecimiento. Su precio rondará entre los $75 a los $120 pesos más refresco y papitas.

Ahora calcula el precio de la misma hamburguesa si tú la hicieras con productos adquiridos en un mercado o supermercado. El resultado te sorprenderá.

Comprar lo que comerás a lo largo de la semana en un mercado o supermercado te ayudará a economizar y tener el control sobre lo que comes.

Al final, una cuenta de supermercado de $300 o $500 pesos podría ofrecerte el doble de beneficios que simplemente ordenar algo en un restaurante.

Vicios: tu peor enemigo… y el de tu bolsillo

Cigarros y alcohol son el Talón de Aquiles de todos esos empleados que deben pagar rentas, mensualidades y tarjetas de crédito cada 30 o 31 días.

Actualmente, una cajetilla de cigarros tiene un costo de $30 a $60 pesos que se podrían multiplicar si eres un fumador en serie.

Al final, una o dos cajetillas diarias tienen el potencial de descontarte de $1,500 a $3,000 pesos de tu quincena. ¡Cuidado!

El que puedas pagarlo no significa que debas comprarlo

Puede que esa computadora nueva no parezca tan inalcanzable para tu salario, pero eso no significa que debas descontar un porcentaje de tu presupuesto mensual para tenerla.

Piensa bien las cosas antes de comprar. Recuerda que siempre habrá imprevistos cuyo precio tendrás que cubrir, lo que significa que siempre debes nutrir un ‘colchón de dinero’ que te ayude a solventarlos.

Las compras impulsivas sólo adelgazan ese colchón. Piensa a futuro.

Entretenimiento

Una buena visita al cine ya no sale en menos de $200 pesos, así que piénsalo dos veces antes de hacerte un cinéfilo empedernido.

Existen buenas alternativas al cine como una mensualidad de Netflix, ClaroVideo o incluso Blim.

Estos servicios ofrecen acceso a decenas de películas cada mes por el precio que pagarías por una sola visita al cine.

Recuerda que no recomendamos dejar de ir al cine, pero sí que cuides tus gastos y lo hagas sólo cuando realmente quieres hacerlo… o en miércoles, que es 2 x 1.

Recicla todo lo que tengas

¿Quieres un libro nuevo? ¿Por qué no mejor acabar de leer los que ya tienes?

Esta premisa aplica a todo: antes de adquirir un producto nuevo por el que desembolsarás una buena suma de dinero, busca en tu casa a ver qué puede satisfacer esa necesidad que buscas cubrir sin recurrir a tu quincena.

Compra algo nuevo sólo cuando sea absolutamente necesario.

Entre menos servicios mejor

En esta época, la televisión por cable está muriendo y la telefonía fija es cada vez menos popular. ¿Para qué pagarlos si no tienes la necesidad? Además, con una rutina de 9 horas diarias de trabajo, es cada vez más difícil encontrar tiempo para aprovechar los 900 canales de tu paquete de televisión por paga.

Opta por pagar únicamente celular y una conexión de internet en caso de que la televisión no sea tu fuente primaria de entretenimiento.

Verás que pagar por una señal de internet tiene el potencial de cubrir tus necesidades de entretenimiento y comunicación por un precio mucho más accesible.

¿Qué te parecen estos consejos?

Sé honesto contigo mismo y con tu presupuesto. Llegar a ceros a fin de quincena no es algo normal ni sano.

Si eres inteligente, sabrás administrar bien tu dinero y balancear tu estilo de vida con tu salario.

Ser rico no es gastar mucho, sino saber aprovechar lo que tienes.

También te interesará: Millonarios comparten su sabiduría financiera en internet

 



Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados