¿Qué sucede realmente cuando alguien se orina en una piscina?

¿Qué sucede realmente cuando alguien se orina en una piscina?

Muchos creían que el cloro presente en el agua se encargaba de este desecho, pero la verdad es mucho más apestosa.

En realidad, la orina no desaparece por este químico, sino que se mezcla con este para generar dos compuestos altamente tóxicos: cloruro de cianógeno y tricloruro de nitrógeno.

Relacionado: ¿Qué pasará con el peso mexicano ante la llegada de Trump?

El primero fue propuesto alguna vez como arma química, pero era tan dañino que se descartó y el tricloruro de nitrógeno es amarillo, grasiento y apestoso, lo que le confiere propiedades altamente lacrimógenas.

Gracias a que la orina de la gente se diluye tanto en el agua de las piscinas, estos químicos no tienen la capacidad de matar a nadie, pero sí de irritar los ojos y la garganta.

Por eso la gente que pasa un rato en una alberca sale con los ojos rojos; no por el contacto con el cloro, sino con la nauseabunda mezcla de la orina con este.

En altas dosis, el cloruro de cianógeno provoca secreción nasal, dolor de garganta, tos, vómitos y somnolencia, entre otros males.

Por décadas, la gente creyó que el cloro se encargaba de eliminar la orina presente en el agua de las piscinas, pero la verdad es que solo se mezcla para generar ardor y molestia.

Se cree que en una piscina de 415 mil litros hay 30 de orina, pero esa cantidad es suficiente para contaminarla completamente.

La próxima vez que te orines en una alberca creyendo que no pasa nada, piénsalo dos veces, porque lo único que haces es arruinarle las vacaciones a otra persona.

gtb

También te interesará: ¿Qué pasaría si esos cepillos en las escaleras eléctricas no estuvieran ahí?




Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados