Paraísos naturales que ya no existen por culpa de los humanos

Paraísos naturales que ya no existen por culpa de los humanos

Los incendios que hay en el Amazonas desde hace casi tres semanas han preocupado a la población por la cantidad de biodiversidad que podría perderse.

Aún no se sabe con exactitud que los ocasionó, pero algunas versiones apuntan a actividades comerciales, mientras el presidente de Brasil culpa a los ambientalistas.

No es la primera vez que algún espacio natural es afectado por las actividades de los humanos. Aquí recordamos algunos casos.

El Río Amarillo es el sexto más grande del planeta y es considerado cuna de la civilización China, pero por los desperdicios que se vierten en él, las dos terceras partes no pueden usarse para consumo, pues tienen un nivel de contaminación grado 5.

En medio del desierto de Karakum, ubicado en Turkmenistán, existe un cráter conocido como Derweze, causado por un grupo de geólogos que excavaron en 1971 en busca gas natural, pero ocasionaron un agujero de 70 metros de diámetro, y para evitar que escapará gas toxico decidieron prenderlo y ya nunca pudieron apagarlo.

En una pequeña ciudad llamada Mirny, en Siberia, Rusia se ubica el agujero artificial más grande del mundo.

Se trata de una mina de diamantes a cielo abierto, que fue cavada en los años 50 para, después de encontrar un enorme yacimiento de diamantes.

El lago Poopó, era el segundo más grande de Bolivia con una extensión de 2.337 kilómetros cuadrados.

En 2015 se secó, quedando un espacio desierto donde no se puede sembrar, ni producir nada.

El Mar de Aral era un mar interior situado en Asia con una superficie de 67.000 km2.

A partir de los años 80 comenzó a secarse hasta quedar completamente desierto.

Aunque parece un lugar paradisíaco, Atolón Bikini, perteneciente a las Islas Marshall es un lugar deshabitado y no se puede visitar por la radioactividad.

Entre 1946 y 1968, Estados Unidos uso el lugar para hacer 67 pruebas nucleares y el lugar tuvo que ser desalojado.

En 1951 se comenzó a utilizar el Lago Karachai, Rusia como depósito de deshechos nucleares de la planta Mayak.

Actualmente es un lugar radioactivo y uno de los lagos más contaminados del planeta.

Wittenoom era una pequeña ciudad en Australia donde vivían los trabajadores de una mina de amianto azul.

Ese mineral es considerado altamente cancerígeno, y provocó enfermedades. Actualmente el lugar sigue sin poder habitarse.




Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados