El efectivo remedio para la gonorrea con el que hoy te enjuagas la boca

El efectivo remedio para la gonorrea con el que hoy te enjuagas la boca

Probablemente hoy lo usaste para enjuagarte la boca por la mañana, pero ¿sabías que alguna vez sirvió para tratar la caspa y la gonorrea?

Ese líquido tan inocente que ves en el supermercado nació como un brebaje de color dorado y un poco de alcohol que, como no se vendía bien, tuvo que anunciarse como todo, menos como enjuague bucal.

Relacionado: La historia de cómo los villanos de Star Wars inspiraron el diseño de un producto de Apple

La historia del Listerine es una muy curiosa. Empieza a finales del siglo XIX, al interior del taller de un tal Joseph Lawrence, un químico de Misuri.

Varios años de investigación y desarrollo le permitieron a Lawrence crear un producto a partir de las técnicas de un tal Joseph Lister, quien se había acercado a la creación de una fórmula antiséptica potente y de agradable olor.

El resultado fue una disolución de etanol con eucalipto, esencia de menta, salicilato de metilo y timol que, al combinarse, crearon un líquido dorado que desinflamaba ligeramente y mataba gérmenes al contacto.

Satisfecho con su producto, Lawrence lo embotelló y lo vendió como solución multiusos. Estos fueron desde desinfectante para pisos hasta tratamiento tópico para la gonorrea.

Como esta versión de Listerine no se vendió bien para ninguno de sus usos recomendados, Lawrence vendió la fórmula a un Jordan Wheat Lambert, quien en 1885 lo comenzó a anunciar como antiséptico (o enjuague) bucal.

Por décadas nadie compró el Listerine, hasta que el hijo de Lambert decidió jugar al publicista y creó una campaña que asustaba a los consumidores del aislamiento social que sufrirían si tenían mal aliento.

La campaña funcionó y en la década de los 20s, las ventas de Listerine se dispararon.

Aún así la compañía de Lambert Jr. siguió anunciando las bondades multiusos del líquido, ya sea como tónico capilar contra la caspa, desinfectante para heridas, tratamiento para el dolor de garganta, loción after shave o como remedio para la tos y la gripa común.

Demonios, incluso hubo cigarros terapéuticos para combatir el mal aliento.

 

 

Así pasaron varias décadas hasta que la de los 70s estuvo por terminar. A casi 100 años de la creación original del producto, Listerine dejó de venderse como remedio para casi todo y comenzó a anunciarse como enjuague bucal y nada más.

A finales del siglo XX, Listerine, ahora propiedad de la firma internacional Johnson & Johnson, comenzó a venir en varias presentaciones, desde la que hace que los dientes luzcan más blancos, hasta la que tiene saborcito a menta con cero alcohol.

Y así es como este producto para la gonorrea llegó a tu boca.

gtb

También te interesará: 5 emprendedores con historias de película




Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados