Esto va a cambiar tu percepción sobre los videojuegos

Esto va a cambiar tu percepción sobre los videojuegos

Ganar dinero por jugar tu videojuego favorito se ha vuelto más redituable que ejercer una profesión. Entre su ‘sueldo´ y acceso a bolsa de premios, los competidores se llevan varios miles de pesos.

De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el salario de un profesionista oscila entre los 8 mil y 15 mil pesos, siendo superado por los gamers.

Relacionado: Tiene 17 años y gana 150 mil dólares por jugar videojuegos

En México, según Gamelta, la liga de eSports (liga profesional de deportes electrónicos) para México y América Latina, un gamer profesional puede ganar al mes entre 20 y 30 mil pesos, cifra muy por encima de lo que gana un profesionista dependiendo del área en la que se desempeñe.

Y por si esto no fuera poco, las bolsas de premios para los competidores también son muy atractivas. En competencias como ‘Gears of War’ llegan a un millón de dólares repartido entre las diversas contiendas.

Pese a que esta actividad podría ser incluida como un deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos de París 2024, el estereotipo de ser una ‘distracciones de vagos’ o una pérdida de tiempo, sigue oscureciendo el camino de quien desee convertirse en un gamer de eSports.

Y es que los videojuegos no se tratan sólo de apretar botones, es como una partida de ajedrez, deben entender y adelantar su estrategia ante los ataques del contrincante.

Estos gamers pasan meses practicando solos o en equipo para establecer estrategias eficientes, entrenan su cerebro para ser los más veloces, con mejores reacciones y tácticas para hacer frente a sus contrincantes.

Otro problema para el despunte de esta actividad es la baja penetración de internet en México, por ejemplo, en 2016 la Asociación Mexicana de Internet estimó que sólo el 63% de la población contaba con internet.

gpa

Te podrá interesar: Gamers podrían hacerse atletas olímpicos en 2024




Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados