Este alcalde quiere arreglar el Metro de su ciudad cobrándole un impuesto especial a los ricos

Este alcalde quiere arreglar el Metro de su ciudad cobrándole un impuesto especial a los ricos

Bill de Blasio, alcalde de la Ciudad de Nueva York, enfrenta una grave crisis de transporte público que ha afectado a millones de usuarios que dependen de él.

Una de sus estrategias más desesperadas, pero que prometen ser de una efectividad casi legendaria, es la de cobrarle a los ricos un impuesto especial que ayude a mejorar las rutas de Metro y autobús de la ciudad.

Relacionado: Estas son las cinco estaciones más peligrosas del Metro de la CDMX

La propuesta de De Blasio busca hacer que los neoyorquinos más afortunados ayuden a que los usuarios de Metro y autobús paguen menos y ambos transportes tengan suficientes fondos para mejoras estructurales a mediano y largo plazo.

De Blasio no está solo, pues también cuenta con el apoyo del gobernador del estado Andrew M. Cuomo, quien tiene la responsabilidad de robustecer las líneas del Metro que conectan a los cinco barrios de la ciudad de Nueva York.

La idea, por arbitraria que parezca, no salió de la nada, sino que se inspiró en un impuesto similar que mostró excelentes resultados en Seattle, otra urbe agobiada por graves problemas de movilidad.

Según The New York Times, el impuesto será anunciado este lunes y funcionará como una nueva manera para inyectarle presupuesto a la Metropolitan Transport Authority (MTA), el organismo encargado de manejar tanto el Metro de la ciudad como sus rutas de autobús.

De Blasio dice que es mejor cobrarle a los más ricos de una de las ciudades más opulentas del planeta para mejorar el transporte público, que pasarles la cuenta a las miles de familias de bajos recursos que lo usan diario.

Para aprobar la iniciativa hace falta el apoyo de los legisladores del condado de Albany, capital del estado, mismos que son republicanos y que no siempre están de acuerdo con los demócratas, que en este caso son De Blasio y Cuomo.

Se viene un duelo político muy importante, pero si algo ha dejado esta crisis, es la lección de que si las diferencias que el alcalde ha tenido con el gobernador en el pasado, se olvidaron en favor de los neoyorquinos, las que haya entre republicanos con demócratas también pueden pasarse por alto para solucionar una crisis que ha afectado a millones de personas, no solo en Nueva York, sino en los dos estados que lo rodean: Nueva Jersey y Connecticut.

gtb

También te interesará: Ya están aquí los nuevos autobuses de dos pisos de la Línea 7 del Metrobús




Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados