Cómo los estudios de cine manipulan nuestro cerebro sin darnos cuenta

Cómo los estudios de cine manipulan nuestro cerebro sin darnos cuenta

Si has ido al cine últimamente, probablemente te habrás enfrentado a varios avances (o tráilers) de otras películas que incluyen en alguna parte un sonido que te pone los pelos de punta.

Ese ruido es complicado de describir, pero se parece al sonido que hace un cuerno cuando alguien lo sopla a todo pulmón. ¿Lo recuerdas de algún tráiler?

Relacionado: Pronto podrás comprar boletos para el cine en las tiendas Oxxo

Hace un par de años, el compositor Hans Zimmer creó una versión del legendario sonido de BRAAAAAM (o Horns of Doom) que posteriormente apareció en los avances de la mayoría de las películas que salieron durante aquellos días.

Casi a la primera provocación, el efecto de audio interrumpía los diálogos, las acciones de los personajes y hasta las transiciones entre escenas para causar un impacto singular en la audiencia.

Desde que Christopher Nolan usó el BRAAAAAM en el tráiler de Inception (2010), un sinfín de directores comenzaron a implementarlo en la banda sonora de avances de sus películas hasta la náusea.

Ese sonido, hecho con diferentes instrumentos de viento tocados a todo volumen, estaba diseñado para infiltrarse en nuestro subconsciente y ponernos en alerta. Era, de alguna manera, un llamado de atención que nos exigía mirar lo que sucedía en pantalla.

Tiempo después, justo cuando creímos que ya nos habíamos librado del uso excesivo del BRAAAAAM, llegó otro similar que hoy por hoy, es la plaga de todos los tráilers de películas: el BWOOOOM.

Su objetivo es ponernos los pelos de punta, mantenernos en alerta. El sonido evoca al peligro, al rugido de un animal salvaje que tensa los nervios y estimula nuestro cerebro para poner atención a lo que sea que escuchemos y veamos.

En conclusión, el BWOOOOM, al igual que el BRAAAAAM, no son accidentes, sino herramientas creadas específicamente para manipularnos de sin que nos demos cuenta, evocando a nuestro instinto de supervivencia y activando sistemas de defensa que heredamos de nuestros ancestros.

También te interesará: Experto revela cuál es el mejor asiento que hay que tomar en el cine




Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados