Vístete para trabajar aun si lo haces desde casa

Vístete para trabajar aun si lo haces desde casa

Trabajar desde casa es increíblemente cómodo: te levantas a la hora que quieras, comes mejor, tienes más control sobre tu tiempo y ¿te vistes como quieres?

Mason Donovan, autor del libro La manzana dorada: redefinición del equilibrio entre trabajo y vida privada para una fuerza laboral diversa (intenta repetir eso tres veces seguidas), explica que trabajar en pijama mientras lo haces en casa es lo peor que puedes hacer para incrementar tu productividad.

Relacionado: Facebook, Microsoft y Slack quieren pelearse tu tiempo en la oficina

En su libro, el también asesor del Gobierno de Estados Unidos explica que tu vestimenta puede ayudar a tu cerebro a entender cuándo empieza una jornada de trabajo y cuándo termina.

Por eso, Donovan recomienda vestirte como si fueras a ir a trabajar aún si lo haces desde la comodidad de tu hogar.

Según él, vestirse ‘bien’ ayuda a concentrarte y ser más productivo. Para Donovan ‘basta’ con ponerse unos jeans, zapatos cómodos y una camisa formal para ponerte en ‘modo laboral’.

Working

Además, quitarse la pijama para trabajar ayuda a diferenciar el tiempo de trabajo del de ocio. Cambiarte de ropa permite establecer fronteras mentales entre la jornada laboral y su final.

Por otra parte, si trabajas en una casa donde otras personas habitan, tu vestimenta será una forma inconsciente de indicarles que estás trabajando y que no debes ser distraído.

Si crees que trabajar en casa es pretexto para permanecer impresentable para la sociedad, estás equivocado. Cuida tu imagen aún cuando nadie te ve. Ayuda a tu productividad y al respeto que tienes por tu trabajo.

También te interesará: Rodolfo Blanco: el empresario-gamer que desafió a los gigantes de la tecnología

 

 


Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados