La razón por la que siempre estás ocupado, pero no eres productivo

Pixabay
Pixabay
Netlog

Quizá alguna vez te ha ocurrido: Estás frente a la computadora y te das cuenta de que has pasado horas en una tarea que no debería tomarte tanto. Al final del día te sientes culpable y frustrado porque esas horas no fueron productivas.

A continuación enlistamos alguna razones por las que sucede y alternativas para arreglarlo:

Fijas demasiadas prioridades

prioridades

Cuando le pones la misma atención a todo lo que debes hacer en cada aspecto de tu vida, es más probable que termines exhausto o dejes tus compromisos a medias.

Prioridad significa que algo es más importante que nada y no pueden ser 20 cosas a la vez, así que tendrás que recortar la lista. Verás que la productividad se mide en el progreso alcanzado en un pequeño conjunto de tareas y no en el avance superficial en muchas cosas.

Llenas tu agenda de juntas

Startup Stock Photos

Si con frecuencia llegas tarde a las juntas o tienes que cancelarlas, tal vez es porque tratas de agendar la mayor cantidad posible en un sólo día y con pocos espacios entre una y otra. Crees que es lo mejor para estar al tanto de todos los proyectos, pero el limitado tiempo que puedes dedicarle a cada reunión podría perjudicarlos.

Si te sientes mal por decir “no”, recuerda que una negativa a tiempo es preferible a tener que disculparte por tu retraso o una cancelación.

Considera cuánto tiempo necesitas en cada junta, las fechas de entrega y otros detalles que te ayuden a manejar tus días de forma estratégica.

Internet es tu enemigo

internet

Si tiendes a revisar constantemente nuevos correos o notificaciones en Facebook o alguna otra plataforma, no podrás enfocarte en la tarea que tienes frente a ti.

Mantén a raya las distracciones y asigna un horario determinado para revisar tus redes sociales o mail. Si no confías en tu autocontrol, ayúdate de herramientas que bloqueen el acceso a estos sitios por un determinado periodo de tiempo.

El multitasking es tu forma de trabajo

multitask

Cuando haces varias cosas a la vez, corres el riesgo de ir de proyecto en proyecto sin concluir ninguno. Pero es mejor poner tu atención en una cosa a la vez.

Si te sientes tentado a pasar de un pendiente a otro, pregúntate si es una buena idea cambiar en ese instante o tomar un descanso, También puedes probar métodos como la Técnica Pomodoro para terminar tus deberes.

Crees que la productividad simplemente llegará a ti

productividad2

Muchas veces las personas piensan que en cuanto atraviesen la puerta de su oficina, la motivación para trabajar llegará por sí sola, pero en realidad es más complicado que eso. Evítalo encontrando un sistema que funcione para ti, como definir tu lista de cosas por hacer al inicio de la semana o la tarde anterior. También puedes llevar un “diario de productividad”, donde registres cómo empleaste tu tiempo en el día, los momentos en que te resultó más difícil concentrarte o en lo que te sentiste mejor. Esto te ayudará a detectar los métodos más efectivos para terminar con tus pendientes.

Vía: The Muse


Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados