El mexicano que fabrica la prenda favorita del mundo entero

El mexicano que fabrica la prenda favorita del mundo entero

Necesitaba dinero para continuar sus estudios y el empleo que consiguió no era suficiente por lo que comenzó a vender ropa confeccionada por su tía y ahora es el rey de la mezclilla en México.

José Brito es un mexicano que irrumpió en la industria de la moda en 1981, a pesar de no tener experiencia en este tema ni en el de negocios, su astucia para vender lo llevó a fundar su propia empresa: Britos Jeans.

Relacionado: La desconocida ilustradora mexicana de la que ahora todos hablan

Había terminado la preparatoria y no podía continuar con sus estudios por falta de dinero y el empleo que consiguió no le daba los ingresos necesarios, así que comenzó a vender blusas y faltas hechas por su tía en mercados de la CDMX.

Comenzó en un mercado de la delegación Tláhuac y Milpa Alta pidiendo a los encargados de dos puestos que le dejaran exhibir sus prendas. El trato fue que si se vendían, les surtiría más ropa.

Para su sorpresa, ese mismo día se vendieron las prendas y con ello ganó a sus primeros clientes como proveedor, vendiéndoles de 6 a 12 piezas a cada uno. A partir de ese momento, se dedicó a distribuir la ropa en más mercados de la ciudad.

Vender en mercados le permitió a José conocer a su público meta, supo las necesidades de los clientes, el tipo de ropa que buscaban y las que más se vendían.

Tres meses después, el dueño de un establecimiento en Chiconcuac, Estado de México, le propuso comprarle 150 prendas a la semana y pagarle de contado, José aceptó, pero la producción de su tía no era suficiente para cubrir el pedido, así que le tocó fabricarla él mismo.

Compró varios tipos de tela, excepto mezclilla, contrató a una costurera y él cortaba la tela en la sala de la casa de sus papás.

Dos semanas después, y con un nuevo cliente en el marcado de Mixcalco, ya vendía alrededor de 300 prendas por semana. Contrató a más costureras y adquirió máquinas para cocer y cortar.

Terminó por ocuparse al 100% del negocio. Compró a un cliente una camioneta para ocuparse de la logística, la cual pagó con mercancía.

Dos años después, se asoció con su hermano Roberto Brito, quien trabajaba en la Bolsa de Valores, y abrieron su primera tienda en 1985 en la zona de Mixcalco.

En 1987 formalizaron el negocio y crearon la marca: Britos. Al inició no vendían mezclilla hasta que descubrieron que los jeans deslavados eran de las prendas más vendidas y los incorporaron a su fabricación de ropa pese a no saber nada sobre la mezclilla.

Desde entonces, estos dos hermanos se dedicaron a maquilar y más tarde cambiaron el nombre de la marca a Britos Jeans.

Abrieron su primera planta en el Estado de México a principios de los noventas y la segunda en Puebla en 2009. Lograron abrir 32 tiendas en todo el país ubicadas en centros comerciales y sucursales propias.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas, la estabilidad financiera de la empresa se vio afectada por la crisis económica de México en 1994 y la entrada de masiva de mezclilla china al país que acaparó el mercado mexicano compitiendo con precios muy bajos.

Hasta la fecha Britos Jeans ha cerrado 17 tiendas ubicadas principalmente en centros comerciales por la falta de rentabilidad.

La crisis y la competencia fueron una oportunidad para renovarse y mejorar, empleando tecnología de vanguardia en sus procesos de producción.

Britos Jeans es una empresa que lleva 30 años en el mercado siendo una de las más importantes en la manufactura de ropa de mezclilla en México.

Es proveedora de marcas como Andrea, Cklass y Mundo Terra. Ha producido hasta 2 mil millones de prendas al año que se distribuyen en 15 tiendas propias en la CDMX y Área Metropolitana, en sucursales Coppel de todo el país y ventas por catálogo.

José transformó su necesidad de autoempleo en un negocio exitoso que ha sobrevivido 30 años a la competencia y crisis económicas

gpa


Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados