Ayahuasca, la bebida que vuelve loco a todo Silicon Valley

Ayahuasca, la bebida que vuelve loco a todo Silicon Valley

La ayahuasca, una bebida herbal que los pueblos amazónicos han consumido por siglos, es el contraste perfecto con el mundo de innovación y artificialidad de Silicon Valley, la meca de la tecnología.

Sin embargo, a pesar del origen orgánico del brebaje, los responsables de crear empresas centradas en la creación de inteligencias artificiales y aplicaciones para teléfonos móviles, han encontrado en ella una singular fuente de inspiración.

Relacionado: Cosas desconcertantes que los más exitosos de Silicon Valley hacen

Popularizada en parte por el creciente interés de los californianos en todo lo orgánico y natural, la bebida, consumida en las zonas más recónditas de las selvas americanas por sus propiedades alucinógenas, se ha convertido en el combustible de los creativos que, faltos de inspiración y agobiados por el estrés, necesitan concentrarse en su trabajo.

No obstante la ilegalidad de la bebida en el estado de California, su consumo es cada vez más popular entre quienes trabajan en empresas grandes como Google o Facebook, así como también entre los que se desarrollan en prometedoras startups.

CookingAya

Tradicionalmente preparada en negocios semi clandestinos de Perú o México, la ancestral ayahuasca se ha convertido en protagonista de reuniones underground en las lujosas casas de programadores, CEOs y CFOs de Silicon Valley, quienes recurren a los efectos de la infusión para adquirir la inspiración necesaria para crear productos que destaquen en el competido universo de la tecnología.

Expertos citados por un artículo de la periodista Susana Mendoza, sugieren que la ayahuasca en Silicon Valley es poco más que una moda que pronto será reemplazada por otro tipo de sustancias, mientras que otros sentencian que esta hierba llegó para quedarse.

También te interesará: Donald Trump se reúne con líderes de Silicon Valley en Nueva York






Selección editorial

© 2016 Prowell MediaTodos los derechos reservados